güela

¡güela! es un breve poemario que escribí  en Abril de 2002 cuando murió mi abuela, mi güela, Ascensión Pérez Pelayo, una cántabra presumida, despreocupada y caprichosa, para celebrar su vida, su muerte y mi recuerdo, su huella en mí, en mi educación, la parte de mi ser que la contiene y en la que permanecerá hasta mi propia muerte, espero, indisoluble al paso del tiempo y al deterioro de la memoria. Fueron un par de días de lágrimas, recuerdos y palabras que intenté, de alguna manera, que permanecieran reflejados para siempre, hasta donde quiera que llegue esa condenada palabra.

De niña tuvo que soportar la muerte de su madre en plena guerra, el suicidio de  su padre tan solo y desesperado cuando se le fue su tercera mujer, vencida también, como las otras dos, por la enfermedad. Recaló en León, conoció a mi abuelo, un militar, un niño de 16 años en el que la guerra civil modeló pesadillas para el resto de su vida. Tuvo a mi madre, su única hija. Con ella fue egoista, cruel y caprichosa, todo lo contrario que conmigo, su primer nieto. Ambos la queremos a nuestra manera.

Pasé muchas noches llorando cuando era aún niño, incapaz de comprender la muerte de mis seres queridos, su muerte, la mía incluso.

Un día mi güela fue perdiendo el juicio y se me alejó para siempre, otro me anunciaron su muerte; aún ahora la lloro feliz de tanto que la quiero.

En estos breves poemas expreso lo inexpresable de mi recuerdo, de mi cariño, de mi dolor, de mi rendición, de mi comprensión. Aqui quedan, en el ciberespacio, espero que por los siglos de los siglos.

Comments (1) »